el club de la música americana de mark

Festival B.A.M., Barcelona, otoño 1995. La lluvia torrencial, un año más, había dejado impracticables varios de los escenarios callejeros donde se celebraba tan magno evento -sobre todo por la presencia de los míticos The Vegetables. En un momento dado, solo, me acerqué a uno de ellos. Sobre él, un tipo con pinta de vagabundo armado con una guitarra devencijada y rota cantaba y tocaba sin amplificación. Evidentemente, su lamento sólo se escuchaba desde las primeras filas.

Me acerque hipnotizado por la música del que yo creía un espontáneo que, harto de que no se pudiera celebrar el concierto, se había lanzado a su improbable posibilidad de triunfo. Pero no conocía ninguna de las canciones. Me extrañó. Él se desgañitaba y se entregaba como un poseso y arañaba las cuerdas con rabia infinita. No podía parar, y le mirábamos absortos. Canciones literalmente escupidas caían como puños sobre nuestros oidos. Finalmente, ya sin voz, con los dedos destrozados, completamente abatido, al borde del llanto, dejó el escenario. Escalofrío. Casi ni nos atrevíamos a aplaudir.

Me traje el recuerdo absolutamente vivo a Madrid, y un tiempo después me enteré de que ese supuesto aficionado kamikaze cuyas desconocidas y emocionantes letanías me habían impactado tanto era uno de los músicos que participaban el el B.A.M. La falta de corriente eléctrica le había llevado a lanzarse sin red para regalarnos, en crudo, unas canciones tan sucias y hermosas que nos dolían, sí, pero le dolían más a él…

Pronto me compré un disco suyo, el acojonante 60 Watt Silver Lining; y un tiempo después le vi en directo en El Sol; de nuevo solo, con su guitarra, incómodo y triste, lamentándose continuamente. En un momento dado volvió a desenchufarse, esta vez por puro placer, y, desde el borde del escenario desató una vez más, desnudo, su tormenta interna. Otro escalofrío. Por desgracia, preguntó al público si querían que se volviera a enchufar y le dijeron que sí ¡¡¡!!!

Por cierto, se llama Mark Eitzel y, además de haber publicado varios discos en solitario, tiene una banda que acaba de sacar su primer disco en unos cuantos años: American Music Club. Si no podéis verle(s) en directo, deberíais haceros con su música.

Otro consejo gratuito de vuestro

DJdeMierda

experience

La música más “fría” acaba siendo la más emocionante, y viceversa.

Nunca es cerebral aunque venga del hemisphere gauche.

No se piensa.

Ni siquiera es necesario bailarla.

A veces tampoco es necesario escucharla.

Está hecha con las tripas.

Y para ser disfrutada con las tripas.

Y punto.

Lo dijo (sin saber muy bien porqué)

vuestro DJdeMierda

haze

Sábado entre brumas después de un magnífico viernes.

Resaca, se llama; pero el caso es que yo no bebo.

Será del exceso de tabaco, tal vez de la excesiva cantidad de acontecimientos, quizá de haber estado bailando en el infierno del 8 1/2 hasta que nos echaron mecidos por Morrissey. Buena música, por cierto. Live más o menos de Pinker Tones y pinchan Servando y otro Aviador.

Gran noche de felices casualidades… y de iluminaciones.

Encuentros (Bill & Gus) y desencuentros (J se acababa de ir) en el Rita después de un placentero concierto de The Magnetic Fields (me dormí a ratitos de puro placer) y los indefinibles (les juro que este adjetivo no es gratuito) Astrud.

SMS’s con Elena. Quizá vayan al 8 1/2 tipo tres.

Luego con Bill al subterparty en el 8 1/2 ¡NO estamos en lista de puerta! ¡Lourdes, Lourdes! No está. Belén L-KAN nos facilita el acceso finalmente.

¡Sí estaba la encantadora Ana! Bailo.

Elena y sus amigas han intentado entrar en el 8 1/2 pero la cola daba la vuelta a Gran Vía. Se van al OHM.

Me agobio ¿Nos vamos, Bill? Lo que tú quieras

Me doy cuenta de que he perdido la cartera cuando nos estamos retirando tras NO entrar en el OHM por los 12 euritos de rigor. Vuelvo al 8 1/2.



Momento freak de la noche. Busco la cartera en el lugar donde habíamos estado. No. Pregunto en barras y guardarropa. No. Una camarera sotto voce: da dos golpes en esa puerta y entra. Hay una señora, pregúntale. Golpeo. Entro. Pasillo. Al fondo, cuartito con señora rodeada de todo tipo de artilugios… ¿perdidos para siempre? Sombría. Buenas ¿qué pasa? He perdido una cartera negra y la camarera me ha dicho que…¿es esta? Sí. Gracias.

Tras encontrarla y sonar Selector de Frecuencias decido quedarme en el infierno y vuelvo a reclutar a Bill, que me espera en la calle atacado por las putas (perdón por haberte hecho esperar, man). Has tenido suerte. Si me llega a tocar el paquete otra puta me hubiera marchado… SMS con Elena. Se aburren en el OHM. Poco después Bill se marcha. Adiós, amigo. Me quedo con Ana y sus rapados. Bailo y bailo

Decido irme. Me encuentro con Elena y su amiga, de preciosa cintura y encantador acento suavemente andaluz. Volvemos al 8 1/2. ¡El Ángel Exterminador! Las dejan pasar gratis conmigo y ellas conocen a una camarera. Perfecta combinación. Un amigo de Ana y una lesbiana se intentan ligar a Elena. Bailamos. Bailamos. Y bailamos. Y eso, a las 6 nos echan. Acompaño a Elena a la puerta de su casa un poco perjudicada. Entre pitos y flautas me acuesto a las 9. Un buen día.

Sábado entre brumas…

perfecta conjunción

La percepción es una especie de memoria inmediata

Sabino Méndez en Corre, rocker



PD: Seguramente en unos días no recuerde exactamente por qué esta frase, leída en un momento y en un contexto muy concretos, me ha parecido una clave fundamental para mi existencia. Pero, ahora mismo, lo es. Y como tal, lo reflejo.

Vuestro cosmoagónico

DJdeMierda

post para leer en momentos jodidos

vivo solo no tengo pareja hijos ni cargas familiares tengo una asistenta que me limpia la casa en la que vivo y me pertenece al igual que otra que tengo alquilada mi trabajo me gusta bastante por no decir mucho tengo un buen sueldo que me van a subir dentro de un mes mi jornada laboral es de siete horas y si hago horas extras o trabajo un festivo me lo pagan religiosamente y no tengo que madrugar los conciertos y muchos de los discos que me gustan me salen gratis salgo por la noche una media de tres días a la semana dedico muchas horas al ocio e incluso me sobra tiempo para perderlo tengo unos cuantos buenos amigos me llevo bastante bien con mi familia directa…

¿QUE DE QUÉ COÑO ME RÍO TANTO?