r(a)ekiem

Qué tiene tu veneno

que me quita la vida sólo con un beso

y me lleva a la luna

y me ofrece la droga que todo lo cura

Dependencia bendita

invisible cadena que me ata a la vida

y en momentos oscuros

palmadita en la espalda y ya estoy más seguro.

Se me ponen si me besas

rojitas las orejas.

Pon carita de pena

que ya sabes que haré todo lo que tú quieras

ojos de luna llena

tu mirada es de fuego y mi cuerpo de cera.

Tu eres mi verso, pluma, papel y sentimiento,

la noche yo y tú la luna,

tú la cerveza y yo la espuma.

Se me ponen si me besas

rojitas las orejas.

Rojitas las orejas

Fito y Fitipaldis

tengo un amigo que dice no conocer la parte de mí que asoma en este blog y es cierto y que últimamente estoy demasiado sensible eso también es cierto y a ese amigo le va a gustar especialmente este post así que se lo dedico también se lo dedico a otro amigo al que le gusta una canción que se llama life is a rollercoaster la vida es una montaña rusa a mí no me gusta la canción bueno sí un poquito pero este fin de semana me he sentido exactamente así montando yo solo en una vagoneta sin control sin barra de seguridad y en una montaña rusa en la que estoy casi siempre cabeza abajo y más que una montaña rusa parece la casa del terror porque estoy rodeado de fantasmas de fantasmas que yo mismo he creado y que no me dejan escapar de mí mismo y de mi centrifugadora y otra vuelta y otra vuelta y otra vuelta y otra más joder y otra y venga a darme de hostias contra el suelo y cuánta razón tiene susana y qué gilipollas soy y a ver si empieza dosmilcinco de una puta vez y que nunca aprendo y que me cago en fito voy a citar un refrán que han utilizado hace muy poco en una canción lkan ese de que la mancha de la mora y que va a ser la única manera de que de una puta vez me olvide de ésta que por cierto se ha echado un noviete aunque dice que no es el hombre de su vida cual cojones será el hombre de su vida y a ver si eso me hace reaccionar de una jodida vez en vez de hablar de berlín o reflexionar sobre mi viaje les recomiendo que lo visiten pero cuando no haga tanto frío en primavera y que me estoy volviendo loco por hablar con quien no debo la confusión está instalada en las mezclas de este su djdemierda amiguitos

abulia

displicencia, indiferencia, dejadez, desidia, apatía, insensibilidad, pasividad, aburrimiento, desinterés, desgana, indolencia, pereza, abandono, desfallecimiento, hartura, tedio, inapetencia, fastidio, saciedad, hastío, flojera, galbana, pachorra, negligencia, gandulería, haraganería, vagancia…

el típico post de no se me ocurre nada

Trabado por la vuelta a la rutina tras ocho días disfrutando a lo grande de y con Berlín, ahogado por las mucosidades catarrales que me he traído de souvenir físico.

El caso es que debería glosar las innumerables virtudes de la verdadera ciudad que nunca duerme pero hoy no me siento capaz.

Tan solo un pequeño apunte agridulce de reencuentros contrariadas.

Alexanderplatz me dejó helado. Sí, amigo Vencido. Y no solo por la temperatura (2º de máxima), sino porque definitivamente ha perdido ese encanto DDR. Su hermosa fealdad soviética profanada por un Burger King, unos cuantos edificios nuevos a medio construir y un mercado navideño; hermosos símbolos megaconsumistas a los que todos nos entregamos con voracidad, sí; pero con su obligada masificación, a la vez me niegan la posibilidad de disfrutar de ese encanto de punto de encuentro -de gentes que buscaban vivir, revivir o vivirse su Berlín- que tanto me cautivó de ella hace unos seis años.

Y claro, el reloj de las 24 horas… y la fuente… y su monumentalidad absurda pero encantadora se me quedan sepultados también. RIP.

Ays…

Habrá más sobre Berlín, amiguitos…

Su constipado

DJdeMierda

Cielo sobre…

…Berlín.

Sí. Me voy a Berlín.

Seguramente estaréis sin leerme hasta mi vuelta, a finales de la semana que viene.

Alguno me pide crónicas desde Alemania. No sé yo. Se intentará.

Sí prometo una reflexión a posteriori.

Y pisaré Alexanderplatz, of course.

Y, evidentemente, nos vamos a cagar de frío. Pero bueno. Lo daremos por bien empleado.

Adios, amiguitos…

un viajero

DJdeMierda