In the mix 2006 (7): Mejores discos extranjeros 1

¡Bufff! No se crean, pese a la larga lista foránea, 2006 dejará (a priori) pocos discos realmente memorables. Pero es que hay muchos que están muy bien. Por ello, se divide este Top 38 Extranjero en dos partes. No se me empachen.

Architecture In Helsinki Fingers Crossed
Parece que ese pop más o menos atmosférico, más o menos orquestal, más o menos desvencijado es el que marca el devenir del indie en la segunda mitad de la primera década del nuevo siglo. Por eso se puede más o menos decir que Architecture In Helsinki son a 2006 lo que más o menos fueron Arcade Fire o Sufjan Stevens a 2005. Salvando las distancias, claro, como todo lo que ha venido sonando en este año… un poco soso.

Arctic Monkeys Whatever People Say I Am, That’s What I Am Not
Believe the hype! No se puede añadir mucho más. Sean indolentes en directo, caigan mal por su insultante juventud, tengan un nombre casi tan feo como Oasis o no logren publicar ni una puta canción más en su vida, este es uno de los discos del año. Y punto.

Basement Jaxx Crazy Itch Radio
Muchos dirán que no son los de antes. Mienten. El caso es que toca cagarse en Basement Jaxx… y lo ponen muy difícil. Se van de excursión a los Balcanes sin traerse el típico souvenir, se siguen riendo hasta de su sombra y encima recuperan el rollito samba de sus primeros singles. La mejor emisora dance del año.

Beck The Information
Al lorito con el señor Hansen, que no se rinde. Lejos de los focos del hype, sigue haciendo discos cojonudos como este. Tan sobrio como lleno de soluciones geniales y cargado de ideas. Como la de incluir un juego de pegatinas para que cada cual se fabrique su portada (la que aparece arriba es tan sólo una posibilidad)

The Blood Brothers Young Machetes
Violento, incómodo, chirriante. Bienvenidos al hardcore del siglo 21. Estómagos delicados y gafapastosos abstenerse.

Camera Obscura Let’s Get Out Of This Country
Los alumnos de Belle & Sebastian que ya no lo son. Superan a sus maestros con este tratado de pop agridulce y encantador. Glasgow sigue atesorando muchísimo talento por metro cuadrado en un año muy flojo para el pop británico.

Johnny Cash American V: A Hundred Highways
Como bien dijo Bargueño aquí, el mejor disco póstumo de 2006. Por muchos motivos. Entre otros, el respeto de Rick Rubin a las últimas palabras del maestro Cash. Mucho más que un intento de hacer caja con los estertores de una leyenda… que también.

Cat Power The Greatest
Chan Marshall
se encierra en Memphis con grandes músicos de estudio del rhythm and blues del de entonces. El resultado es suave como el pelo de gata, áspero como su lengua… y deja múltiples arañazos en los oídos.

Centro-Matic Fort Recovery
Ya se dijo por aquí: Will Johnson es uno de los hombres del año para el que escribe. Centro-Matic es su cara más rockera y éste seguramente su mejor momento. Sólo nos falta que con la Undertow Orchestra se marque un discazo, aunque sea en directo.

Cursive Happy Hollow
¿Es pop? ¿Es rock? ¡Qué mas da! ¡Es la hostia!

Destroyer Destroyer’s Rubies
Los rubíes de Dan Bejar. El canadiense con mejor toque y más facilidad para escupir canciones de 2006. Responsable también de los mejores temas de los New Pornographers. Y no se lo pierdan en directo.

The Dresden Dolls Yes, Virginia
El nombre dice mucho. Puro cabaret kraut… aunque sean de Boston. Su mayor mérito: combinar ironía y emoción sin que chirríe.

Bob Dylan Modern Times
Título del año (ironía con homenaje a Chaplin) para un Dylan reconstruido desde hace tres discos por su insistencia en mirar hacia tiempos nada modernos. Cada vez ahonda más en sus raíces y acabará cerrando el círculo una década de estas. Que siga la racha.

Lupe Fiasco Food & Liquor
Llamado a sustituir a Kanye West en ese territorio poco claro (pero muy conveniente) entre el underground y el mainstream del rap. Mimbres clásicos, invitados de lujo (Jill Scott, my gawd!) y empuje.

James Figurine Mistake Mistake Mistake Mistake
Uno de los discos de electrónica del año. El techno minimal alemán y el techno pop de su propio Postal Service funcionando como vasos comunicantes.

Final Fantasy He Poos Clouds
Tan anómalo como hermoso. Punta de lanza del sello del año, Tomlab, Final Fantasy se parapeta tras un arsenal de violines (tocados por él mismo) para obsequiarnos con este ciclo de canciones basadas en Dragones y Mazmorras. Esto, claro, según el propio Owen Pallett, canadiense que amplía su curriculum colaborando con The Arcade Fire (¡vuelven en 2007! ¡El disco se llamará Neon Bible!) y Hidden Cameras.

The Flaming Lips At War With the Mystics
Irreductibles. En esta guerra mística se pelean con el rock sinfónico. Ya sin complejos de ningún tipo, por momentos homenajean a Pink Floyd, a Emerson, Lake and Palmer e incluso a Alan Parsons Project ¡Qué divertido! Y no olviden que este disco incluye una de las canciones del año: The Yeah Yeah Yeah Song

Gnarls Barkley St. Elsewhere
Ojalá todos los hypes fueran como este. Cee-Lo y Danger Mouse sobrevivieron a la vorágine de Crazy con un peasso de disco. Va al grano, tiene una producción impecable, se puede bailar y apesta a pop por los cuatro costados.

Herbert Scale
Matthew
vuelve al redil haciendo lo que mejor sabe hacer tras un estupendo divertimento con orquesta y un indigesto Plat Du Jour. Sean cuales sean sus métodos y conceptos de trabajo o sus opiniones políticas, lo que sobresale en Scale son las canciones.

In the mix Calexico Garden Ruin
(A puntito de entrar en la selección… pero no)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s