djflow multiplicado

A partir de ya mismo, este su diyéi (gracias a Vencido) tiene otra sucursal en Multiply, en la que podrán consultar este mismo blog y disfrutar de algunas otras regalías. Entre ellas, siempre que se pueda, se colgarán ejemplos sonoros (escuchables en línea y también descargables, aunque para esto último se tendrán que registrar) del in the mix. Algo que ya pidió hace un tiempo la amiga Nanilkah (rebautizada y reblogada -¡bienvenida de nuevo!- como Seu Valquiria) y que se estrena en la anterior entrada con música de Burning y también en esta misma. Así que pinchen ahí debajo sin miedo ni vergüenza y cuenten si les funciona bien:

In the mix R. L. Burnside A Ass Pocket Of Whiskey

electrónica en abril…

o por qué lo que hace dos años era una ocasión de conocer músicos nuevos y/o interesantes se ha transformado en tedio y desgana…

o cual es la gracia de ponerse delante de un señor que a su vez está delante de un maquintos o un pecé con cara de pocos amigos y/o de concentración y/o de aburrimiento supuestamente manejando pistas y/0 bloques de sonido y/o software de audio con un ratón inalámbrico y bien podría estar consultando su correo electronic-¡oh!…
o por qué no se dan cuenta los músicos de electrónica de que un concierto es algo más que manipular más o menos en directo estos y/u otros aparatos de sonidos pregrabados para bailar y/o escuchar…
(nota mental: estos dos últimos o no se aplicarán nunca, repito, nunca a Kraftwerk)
o por qué los conciertos de hip hop y demás rimas (salvo el de EL-P que estuvo más que curioso aunque los ¿músicos? prácticamente no tocasen nada y casi mejor porque lo que mola son las bases que previamente había grabado el propio EL-P transformado para la ocasión en un sanguinolento animal rappero) son casi siempre cansinos, reiterativos y estáticos y en ellos los rappers quieren llenar obsesivamente cada fracción de segundo con sus casi siempre absurdas proclamas…
o por qué la gente va a los conciertos únicamente a hacer vida social -básicamente, hablar a voces, beber y hacerse porros (incluso en La Casa Encendida, donde está prohibido fumar)- y a importunar a los que intentan escuchar la música…
o definitivamente este su diyéi está viejo, cansado y nostálgico:

¡¡¡Antikaraokeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!

Aclaración previa: Saben ustedes (y si no lo saben se les cuenta ahora) que este su diyéi tiene (o tenía) como norma no publicar en este blog una fotografía propia (en la que aparezca, vaya). Pero las normas están para romperse. Y la ocasión lo merece. Sí, amiguitos, djflow es uno de los tres personajes que están sobre el escenario en las imágenes que acompañan esta entrada. Y se aprovecha la ocasión para dar las gracias al enorme Nacho Ballesteros por las instantáneas.
El 14 de febrero desembarcaba por fin en El Sol madrileño el Anti-Karaoke de Rachel Arieff, que lleva bastante tiempo animando las noches de los lunes en el Sidecar barcelonés. Y como buen amante del escenario, el karaoke y el rock and roll, éste su diyéi no pudo por menos que acudir a tan magno evento. Oigan, en absoluto un karaoke al uso: el escenario y el sonido es el mismo que usan los artistas que actúan en el local; los chiripitiflaúticos vídeos karaokiles se ven sustituidos por un atril y una hoja con la letra; los que osan subir al escenario -algunos, auténticas megaestrellas- lo hacen con un convencimiento envidiable; el público premia la entrega y se integra en el espectáculo… y la inenarrable Rachel incorpora su inagotable morro, patatas fritas y bourbon a discrección y parodias cantadas y descacharrantes de cotizadísimas diosas del pop como Britney, Courtney, Sinead, Shakira o Madonna. Deslumbrado por los acontecimientos, este su diyéi no pudo, por desgracia, saborear las mieles de la interpretación en esa primera fecha.

Por suerte, el Anti-Karaoke regresó a Madrid el 14 de marzo y, ahora sí, este su diyéi pudo encaramarse al escenario junto a los amigos Tamel y Lino 100% para desgañitarse con un You Shook Me All Night Long de AC/DC que quitó el sentío y se recoge en las fotografías. El público aupó la interpretación y, entre otras cosas, el que les escribe salió tembloroso y sediento, Tamel se retorció por el suelo mientras sonaba el punteo de Angus y Lino 100% acabó la actuación con un impecable stage-diving.
Quedan avisados: la próxima cita en El Sol -se celebrará un miércoles al mes-es el 18 de abril y este su diyéi piensa volver… y cantar. Ustedes tampoco deberían perdérselo ¿No? ¡R’n’r!
In the mix Bonde do Role Melo do Tabaco EP

Premios de la Música 2007

¡Ay dios mío! ¡El horror! ¿Vieron ustedes el otro día la gala de los Premios de la Música? Espero, por su higiene mental… que no. Éste su diyéi compartió semejante despropósito catódico con Moblog y Gastrónomofurioso y aún se frota los ojos y colecciona supuestos dejavús igualito, igualito que ante una pesadilla chunga… ¿Fue real?

¿Fueron acaso reales los horrendos, babosos y manidos manierismos buenrrollistas del conductor Ángel Ruiz? El sujeto, que forma parte de la compañía (de dos) QuésQuísPás, dio un recital de histeria desmedida, demostró ser un pésimo actor, destrozó canciones (gloriosamente infernal la mezcla de copla y blues con su compañero de compañía Mariano Marín y/o ese desafinado atrevimiento al cantar la esplendorosa Y al final de Bunbury– que por cierto mostró un castigadísimo aspecto físico cuando recogió el premio por su absurdo disco conjunto con Nacho me mola la heroína Vegas), careció por completo de gracia, gracejo o la más mínima simpatía y peloteó a su ¿amiga? Olvido Gara -otra que tal baila, con sus sempiternos y ya aburridísimos travestis y un Nacho Canut aún más aburrido de su música, dormitando sobre su teclado en una actuación que, como todas, gozó de un sonido pésimo. Por suerte, no asomaron su jeta las criminales Nancys Rubias.

Eso sí, el guión se plegó a los oscuros intereses de la $GAE orquestando un lamentable espectáculo futurista que mostraba un planeta Tierra -del año dosmilypico- en el que la música estará muerta por culpa de la escalada creciente de la piratería, bla, bla, bla… Dicho espectáculo -que casi hizo buena la bochornosa aparición de Animalario en los Premios Goya– parecía una mezcla de clase práctica de Primero de Arte Dramático, oscuro cabaret de bar de copas de barrio y trasnochado vodevil en el que el actor ejecuta ante su audiencia más homófoba todo el repertorio de tópicos homosexuales para que rían bien contentos.

Y hablando de la $GAE: qué bonito momento el del simpar Luis Cobos en ese estado suyo (no se sabe si inducido o no) de perpetua ebriedad; perdiendo lamentablemente el hilo, la compostura y los papeles -nunca el peinado, claro- al presentar un Premio Honorífico.
En fin, que la gala -al margen de revolcarse en los intereses eminentemente comerciales y nada creativos a los que sirve- discurrió atrozmente entre cambios de sobres de nominados, recogidas de premios atolondradas, actuaciones patéticas (como la de un ignominioso cuarteto de cuerda de cuyo nombre nadie puede ya acordarse, supuestamente gracioso, que no desentonaría en el programa de variedades del Meliá Castilla y que recordó irremediablemente a artistas tan bochornosos como Zapato Veloz) el ya apuntado horroroso sonido… y la concurrencia de personajes tan prescindibles como Pereza (¿¿Mejor Álbum Pop??) Melendi (un galardón a la Mejor Gira que tras su actuación en la entrega es aún más difícil de comprender) o Dover (hasta tres premios para el rollo bailable de las Llanos y sus asalariados).

Por desgracia, éste su diyéi no alcanzó a ver la muy criticada aparición de La China Patino ni pudo estar en ese tren que trasladó a nominados y demás grey de Madrid a Córdoba (lugar dónde se desarrolló la gala) y que algunos han bautizado como El Tren de la Risa por las sustancias que por él circulaban. Pero lo que si alcanzó a ver se puede calificar como aburrido, falto de ritmo y sobradísimo de caspa…

¿Salvemos la música, dicen? ¿De quién?

In the mix M.I.A. Bird Flu (Single)

Digresión a modo de post scriptum:
Por favor, amigotes de la $ociedad General de Autores no se empeñen: no es la música la que está en crisis y va a morir, sino sus prebendas (alguien lo apuntó en este blog hace tiempo ¿cuando empezarán a cobrar un canon por poner discos en casa?)… y las de las discográficas. Por suerte, los conciertos -de los que siguen realmente viviendo los músicos- están cada vez más llenos, precisamente porque cada vez más gente tiene acceso a la música. Analicen cuál es en realidad el tipo de música que sufre la piratería. Estudien cómo se filtran y quién filtra los avances de los discos a Internet. Pregúntense también cuantos amantes de la música verdaderos se bajan el disco de su artista favorito y luego acaban comprándolo pese a que haya novedades que cuesten la friolera de 20 eurazos. Paséense una tarde de sábado por la sección de discos de la FNAC. Escuchen a los músicos que apoyan a quienes se bajan sus discos de Internet porque piensan que esos mismos llenarán después sus conciertos. Claro que a cualquier hijo de vecino le jode no percibir dinero por los frutos de su trabajo, pero ¿se han preguntado por qué las grandes compañías discográficas parecen negarse a adaptar su funcionamiento al nuevo estado de cosas y se limitan a despedir a sus trabajadores? ¿Se han planteado en manos de quién están esas compañías multinacionales?