Joan, Markéta, Glen y una ausencia


Nuevas y no tan nuevas emociones sónicas para éstesudiyéi. El viernes, un conciertazo de Joan As Police Woman. No es el primero al que acude el que les escribe, fiel amante de su música. La ex colaboradora de Antony y Rufus Wainwright presentó su nuevo disco To Survive: de cómo sobrevivir a la muerte de una madre a golpes de belleza. De largo, el más bonito de los tres shows de la Señorita Wasser que éstesudiyéi ha podido presenciar. Con batería nuevo, ansias renovadas, intensidad redoblada y momentos surtidos de nudo en la garganta. Las canciones del primer disco volvieron a brillar y las nuevas ganaron en directo. Joan -mejor de voz que nunca- exhibió además su habitual repertorio de risas destempladas, miradas pelín esquizo, gestos grandilocuentes… y entrega absoluta ¿Perfecto? Sólo faltó una persona, pero Joan tuvo la delicadeza de firmarle un disco… Thank you!


Y el sábado, cine musical indi irlandés: Once. Bonita, emocionante, simpática, sencilla… y sobre todo necesaria. Una delicia. Amiguitos, si no la han visto, tardan. La música es todo un descubrimiento -incluso para la Academia de Hollywood, que en 2007 premió con un Óscar a una de ellas: Falling Slowly– y la firman Glen Hansard -también en el grupo The Frames– y su chica Markéta Irglová, protagonistas además de la película. La pareja -tienen un hermoso disco juntos llamado The Swell Season– ya grabó una versión de Bob Dylan, You Ain’t Goin’ Nowhere, para la banda sonora de I’m Not There. A Glen se le pudo ver en el cine allá por el 91, haciendo de guitarrista –Outspan Fender Bender Foster– en Los Commitments.

4 años in the mix

Y algo más de 25,000 visitas. A lo largo de 4 años, éstasubitácora ha podido cambiar de cara, de orientación o de estilo. Pero se les garantiza que éstesu(ir)responsablediyéi ha cambiado aún más que ella. La propia inestabilidad emocional -espoleada también en parte, no se crean, por los comentarios, ánimos y demás parabienes (o paramales) de los lectores- le ha hecho dar los bandazos suficientes como para que casi ni se reconozca a sí mismo al releer las primeras entradas (o la última, si le apuran). Es lo que tiene la ciclotimia. Aunque en algunos tropezones, encontronazos y hasta descalabros con la dichosa piedra de los cojones siga reconociéndose perfectamente.

En realidad todo esto es para agradecerles su fidelidad y, a modo de celebración, regalarles -o castigarles- con algunas de las entradas que ustedes más han visitado este año, siempre según esa tan fascinante como inútil herramienta llamada Google Analytics. Gracias, gracias, gracias…

El libro rojo del cole (314 visitas desde enero 2008)
…en la fiesta de Unax (219 visitas)
elogio de la tienda de discos de barrio (192)
Movida promovida por el ayuntamiento (162)
grandes conciertos en salas pequeñas (106)
…y si la banda en la que estás empieza a tocar canciones distintas a la tuya / nos veremos en la cara oculta de la luna (102)
TFP (97)
Silvia & NY (97)
Para no olvidar (72)
ese pedazo de cástin… (70)
Premios de la Música 2007 (63)
Antikaraoke 1er aniversario (57)

In the mix Joan As Police Woman To Survive

Waiting for Waits (no more)


La espera se acabó. Tom Waits vendrá. Y éstesudiyéi acudirá presto a la cita con el Kursaal donostiarra el próximo 12 de julio. Tras haber desembolsado 100 euros-¡Ladrones infectos!- y después de haber estado pegado al teléfono un día y pico -hijos de la grandísima puta- pero, al menos, en inmejorable compañía. Serán debidamente informados tras la ocasión.

PS08: Yo quiero ser de otra manera

Morente y Lagartija Nick: arde el Primavera

Refugiarse de la astenia en el Forum para no Morir en primavera (según el disco de Loquillo y Trogloditas). Dejarse anegar por la música de más de 100 bandas… a elegir. Y menuda se presenta la elección en el Primavera Sound. Sudores fríos. Seguro que me pierdo la revelación del festival. El hype. El momentazo. El chascarrillo favorito que luego hay que comentar en el corrillo de gafapastas y barbosos (gracias a Sole por esta última denominación).

Jueves

Éstesudiyéi se pierde a MGMT (lo más del cabás, dicen… aunque no sea para tanto, oiga, que Mercury Rev y Flaming Lips ya existen, Dave Fridmann) por un quítame allá esa acreditación: Hay un colón en prensa, que se ha caído la intenné… Pos ná, derechitos a Health en el escenario nuevo, el que está al lado del mar, el que tiene ocho tramos de escalera, ocho. Y menos mal que los chavales se inventan la muñeira-noise, la batucada-core y otras folkosidades traducidas al ruido moderno. Luego la primera sorpresa: Public Enemy merendándose It Takes A Nation Of Millions… con potencia inesperada. Dentelladas de rabia y funk. Rap de combate para bailar. Y luego a tocar el cielo con Portishead. Las canciones nuevas funcionan aún mejor en directo, e intercaladas con las clásicas desentonan menos de lo esperado. Frío y calor, sonido impecable, mil matices y Beth Gibbons que nos lleva al escalofrío. Y encima Chuck D sale a rapear en mitad de Machine Gun. Ole. Después sólo queda ver naufragar a De La Soul y bailar en la verbena moderna de Vampire Weekend. Sencillos, eficaces, frescos… pero pronto en la esquina de un callejón sin salida. Viva Paul Simon.

Viernes

A tiempo para ver a unos imitadores de Arcade FireThe Strange Death of Liberal England– y a otros de los Dexy’s Midnight RunnersBishop Allen ¿o eran los Rumble Strips? Bajón: no hay entrada para Portishead en el Auditori. Bueno: hacen el mismo concierto del jueves pero en sentadito. Se pierde el tiempo con unos patéticos Sonics (orquesta de versiones de rock and roll y ni asomo de garaje) y la noche se remonta con unos Devo también tarrillas pero con infinitas ganas de divertirse… y divertir. Se tocan un gritesjís tan de escándalo como el sonido. Se ríen por igual del techno y del rock. Baile a porrillo. Es esto -dice Vencido muy con-vencido-, es esto. Lo es. Y luego el deambular entre la melodía insana disfrazada de ruido electrónico de Fuck Buttons y una Cat Power vencida por la química que intenta hacer soul. Eso incluye un Satisfaction-a-la-Otis Redding que palidece ante el Satisfaction estudiadamente gélido que Devo han escupido hora y media antes. En el escenario de las mil escaleras, El Guincho se monta otra verbenita (¡qué jodío pesao!) de las que sólo cuelan en los USA. Y Holy Fuck son los Battles de este año. Matemáticas. Lo mejor, las risas de entremedias.

Sábado

El minimalismo ultraeficaz de Young Marble Giants en el Auditori. Los bonitos experimentos de Dirty Projectors. Algunos momentos de Throbbing Gristle con Genesis P. Orridge hecho toda una rubia, algo incómodo en los tacones y arañando un violín La noche pinta bien. Y se pone mucho mejor con Morente, Lagartija Nui (muchas gracias, Gómez) y Omega. El cantaor se rompe tres veces: dos por Camarón y una por Axl Rose. Cuánta emoción, señor. Incendios en el alma. Avivados por los riffs achicharrados de Shellac. Steve Albini y amigos ponen su mejor cara de Macagondiós y reparten hostias paganas. Lo de 808 State está taaaaan trasnochado que no sirve ni como chill out. Un ratito de Tindersticks (más por nostalgia festivalera que otra cosa) y a por Animal Collective. Según DJ Married definen el momento actual. Según otro diyéi, lo mejor es que nunca sabes qué va a pasar en sus canciones. Pero a veces no hace falta saberlo… o no importa. El baile de Simian Mobile Disco se disuelve como lágrimas en la lluvia… o más bien en el diluvio que ataca Barcelona media hora después de abandonar el recinto. Volveremos. Yo quiero ser de otra manera… pero aquí mismo.