Lo mejor de la década 5: mejores discos internacionales 2002

Año capicúa de la década. El euro entra en circulación y, automáticamente, el poder adquisitivo se desploma. Algunos son capaces de recortar en cualquier otra cosa con tal de seguir comprando discos. Como estos:

Boards of Canada Geogaddi
Geogaddi apuntala lo expresado en el soberbio Music Has the Right to Children (1998) y lo envuelve en una tensa oscuridad que aquél no tenía. Tensión oscura y casi diabólica que el dúo, en comandita con su jefe de WarpSteve Beckett-, decidió exprimir -por aquello de echar unas risas- dando al disco una duración total de 66 minutos y 6 segundos. Casi todos suculentos, aunque destacan los 5:21 de Music Is Math y los 6:12 de Sunshine Recorder.

Johnny Cash American IV: The Man Comes Around
Junto al espectral primer volumen, lo mejor de -si contamos el disco póstumo- la pentalogía Cash/Rubin. Primero, porque contiene una versión majestuosa -en su sencillez- del Hurt de Nine Inch Nails. La mejor versión de esta década. Tan buena y personal, que ahora Trent Reznor casi ni se atreve a tocarla en directo y, si lo hace, lo hace á la Cash. Segundo, por su lectura gospel-blues del Personal Jesus de Depeche Mode, una canción tan evidentemente religiosa que Johnny la hace suya mirando al cielo. Tercero, por los sorprendentes dúos con Nick Cave y Fiona Apple. Y cuarto, por la precisión tan matemática como emocionante de los arreglos.

Coldplay A Rush of Blood to the Head
Meterse con Coldplay es uno de los deportes favoritos de los últimos años. Pues es una pena, porque con el despliegue de ira y mala baba, más de uno habrá pasado por alto este discazo: uno de los mejores álbumes de pop paridos en Gran Bretaña en estos 10 años. Unos pueden seguir riéndose mientras otros disfrutamos de la impresión de tragarnos los 5 primeros temas del tirón. Un quinteto titularísimo difícilmente igualable: Politik, In My Place, God Put a Smile upon Your Face, The Scientist y Clocks.

The Delgados Hate
¿The Great Eastern (2000) o Hate? Difícil. La balanza se inclina en favor del segundo por razones eminentemente emocionales. Y por la mordiente de Coming in from the Cold. En cualquier caso, es evidente que los escoceses son una enorme máquina de fabricar pop con nervio. Y encima se inventaron uno de los grandes sellos discográficos de los últimos 15 años: Chemikal Underground, casa de Mogwai o Arab Strap.

DJ/Rupture The Minesweeper Suite
Los 70 Minutes of Madness (concretamente 73) de la década de los ’00. Mixtape ambiciosa, densa, ruidista, velocísima, de espectro amplísimo (de Roberta Flack a Kid 606 pasando por Cutty Ranks) y ambición ecualizadora: no todo vale pero sí todo es susceptible de valer. Una puta locura. DJ/Rupture es además, junto a Diplo -se hablará de él dentro de unas pocas listas- el gran animador de la verbena global bien entendida.

Beth Gibbons & Rustin Man Out of Season
Donde Beth se escapa por la tangente con la ayuda del bajista de Talk Talk, Paul Webb. El dúo encuentra acomodo entre el folk y el jazz, la Gibbons nos regala los oidos con su registro más dulce -pero siempre doloroso-y otro Portishead, Adrian Utley, se cuela casi sin hacer ruido en los créditos. Beth lo presentó en Benicassim y salió, literalmente, a hombros.

Interpol Turn on the Bright Lights
De los muchos discos que han exhumado el cadáver de Ian Curtis este es, de largo, el mejor. El que casi no huele a podrido. Serio, riguroso y -ya que se ponen- a la altura de las circunstancias. Aquí el muerto obtiene una misa en condiciones gracias a PDA, Obstacle 1 o NYC. Los dos álbumes posteriores de Interpol caen, tristemente, en repetir la fórmula.

Lambchop Is a Woman
El de la voz profundísima -atiende por Kurt Wagner– se pone más austero que nunca para dejar espacio por el que sus letras ambiguas y sutiles se cuelen hasta la cocina. Y claro, triunfa. Lo volvió a hacer unos años después, ergo volverán a verle por aquí.

Low Trust
Escuchar un disco de Low o ver uno de sus conciertos por primera vez es una verdadera experiencia mística. Estesudiyéi, nunca mejor dicho, da fe de ello. Pero lo mejor es que cuando uno repite, vuelve a ocurrir. En su música hay tal contención, silencio y espacio que se puede caer fácilmente en la perplejidad… y acabar no yendo al grano. Como volverán a las listas, la próxima vez se intentará hablar de los discos. Sólo una cosa: con éste les descubrió el que les escribe.

múm Finally We Are No-One
¿Existe algo así como una melodía islandesa? múm, Eberg, Sigur Rós, la propia Björk… algo inasible, quizá una determinada sucesión de notas, une sus músicas. Aunque, una vez se conoce el paisaje de la isla, todo esto se entiende un poco mejor. Aquí esa especie de melodía subterránea toca techo en canciones como Green Grass of Tunnel. Vale: todo el disco parece interpretado con cajas de música y las voces grabadas en una clase de Primaria… pero a la vez es cualquier cosa menos infantil. Y es que esa supuesta melodía islandesa podrá ser naif, pero siempre encierra una dosis casi insoportable de melancolía y tristeza. Cuestión de naturaleza.

The Notwist Neon Golden
Bien por los Acher. El triunvirato The Notwist/Lali Puna/Ms. John Soda nos ha dado unas cuantas alegrías en estos 10 años. No les extrañe volver a encontrarles por estas listas. Pero si toca hablar de Neon Golden, toca hablar a un mismo tiempo del pop sintético condenadamente bien hecho, sin fisuras, y a la vez emocionante de Pilot… o de sorpresas como la que da título al álbum, en la que se arrancan con una especie de tecno-country-psicodélico-kraut. Y todo, que para algo son alemanes, sin despeinarse.

Damien Rice 0
O cómo traer el espíritu de Nick Drake al siglo 21 añadiéndole unas gotitas de emo-pop. 10 temazos -entre los que brillan Delicate, The Blower’s Daughter, Cheers Darlin’ o I Remember, con la preciosa voz de Lisa Hannigan. Problemas: varias de esas canciones han acabado siendo pasto de los ambientadores musicales de series –House, Bones, L…- o de las bandas sonoras de Closer y Stay; ergo, de alguna manera, machacadas por el mainstream. Y más de un cantautorzuelo con infulillas indis le ha intentado copiar la jugada.

RJD2 Deadringer
Un estremecedor monumento a la sampledelia. Construir un temazo que huele a clásico como The Horror a partir de la sintonía de Scooby Doo y una canción de Jimmy Castor no está a la altura de (casi) nadie. Alquimia y buen gusto a partes iguales en manos del mejor alumno posible de DJ Shadow.

Sigur Rós ()
Uno de los primeros hitos sonoros de esta década para el que les escribe fue asistir al concierto de Sigur Rós en la entonces llamada Sala Arena. 10 de abril de 2001. Silencio sepulcral, impresionante expectación, música flotante con un extraño componente sanador. Algunos -la propia acompañante de Éstesudiyéi– fueron incapaces de soportarlo. Otros se dejaron mecer por un sonido que -para bien y para mal- alcanza aquí su máxima expresión. Mucho más excesivo que su obra maestra -el anterior Agaetys Birjun (1999)-: sus canciones sin nombre (el título del propio disco es un paréntesis) se alargan con facilidad hasta los 10 minutos. Y uno entra o no entra. Pero, gusten o no, son un grupo muy importante para esta década; y encima, sus vídeoclips son altamente recomendables y tienen a su nombre uno de los más bellos deuvedés de los últimos años: Heima. Además, con su último disco parecen haber abierto una vía de escape nueva para su música, que hasta promete nuevas sensaciones pop.

Wilco Yankee Hotel Foxtrot
La obra maestra de Wilco. A una colección de canciones de calado similar a Being There o Summerteeth, súmense la incorporación de Glenn Kotche, las diabluras de Jim O’Rourke y las últimas notas de teclado para Wilco del gran Jay Bennett -recientemente fallecido-, que se desencontró a modo con Tweedy, según recoge el recomendabilísimo deuvedé I Am Trying to Break Your Heart. Cuestión de extremos: es el disco más vendido del grupo ¡y hasta en Pitchfork le dieron un 10!

Advertisements

2 Comments

  1. Tengo muchas coincidencias con usted en la valoración de la bastante buena cosecha del 2002. Subrayo las maravillas de Wilco, Boards of Canada y The Notwist. También destaco la presencia de dos recomendables álbums de hip-hop: “Phrenology” de The Roots y “Fantastic Damage” de El-P.

    Y puestos a mencionar a Pitchfork, ese año dieron los dos únicos “10” que he visto para discos nuevos. Uno fue “YHF”, el otro fue “Source Tags & Codes” de …And You Will Know Us by the Trail of Dead. En la publicación creo que aún se tiran de los pelos por darle tanta valoración, pero háganse el favor de juzgarlo por ustedes mismos. A mi entender, es muy bueno.

    Like

    Reply

  2. Mira que le pone a usted el hip-hop, oiga… en este caso me gustan ambos -el de EL-P especialmente- pero no tanto para desbancar a los 15 que están. Y And You Will Know Us… tampoco es que me vuelvan loco, la verdad.

    Gracias por sus comentarios.

    Like

    Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s