Resumen 2012 (4): DDR; Debuts, descubrimientos y reválidas

 

Cuarta entrega del Resumen 2012 Made In Malestar General para los DDR. Nada que ver con la Alemania del muro. Son Debutantes, Descubrimientos y Reválidas. Por parcelar: debutantes  los que se estrenan en formato largo; descubrimientos, artistas con cierta trayectoria anterior pero nuevos para mí, a los que he descubierto este año; reválidas aquellos que en 2012 han publicado su segundo, tercer, cuarto o a lo sumo quinto disco pero, sobre todo, confirman su anterior estatus de prometedores debutantes.
 

Empezamos por los que empiezan. A la cabeza, un peculiarísimo colectivo sueco (vean la foto a la izquierda) supuestamente nacido en la localidad norteña de Korpilombo (500 habitantes), encabezado por Christian Johansson y de nombre Goat. Su debut –extrañamente ausente en la mayoría de listas con Lo Mejor de 2012-  es una fusión fascinante de estilos -funk, postpunk, psicodelia, afrobeat, folk ¿escandinavo?, blues…- apropiadamente llamado World Music. Para mí el disco más sorprendente del año ¿El mejor? Y ya que estamos en Suecia, dejemos constancia del fantástico debut de Niki & The Dove. Pop electrónico de primera con Instinct.

Más psicodelia-shoegazing-krautrock (buen año para el rock introspectivo, interiorizado y cerebral, de aventura hacia adentro, que lo de fuera está muy feo) con los jovencísimos británicos Toy. Además de un estreno brillante y homónimo nos dejaron un directo deslumbrante (véase la fotografía horrenda de DJFlow) y muy compacto. Otro directo imparable, el de Django Django (en la fotografía que encabeza el post): más fusión y más aventuras mentales para otro debut impecable… y homónimo. Melódico y tremendamente rítmico cuando toca. Otros dos discos más devuelven el protagonismo a Gran Bretaña. Más convencional pero cargado hasta arriba de cancionazas y emoción épica, Ways To Forgetde Clock Opera no ha gustado en exceso a la crítica. A mí sí, y mucho. También el debut de Diagrams (el ex Tunng Sam Genders): Black Light. Otro ex –ex Fleet Foxes y antes grabando desnudos discos de folk con su nombre real, J.Tillman-se ha marcado un pedazo de debut expansivo como Father John Misty: Fear Fun. Lástima que en directo intente boicotear sus canciones haciendo el payaso.

Entre mis descubrimientos, más proyectos paralelos como la fascinante psicodelia-kraut-drónica en Circles de Moon Duo (con el guitarra de Wooden Shjips, Erik Johnson) y el rock setentero para el siglo 21 de Howlin’ Rain (aun mejores en directo, en la foto de la izquierda by DJFlow) o válvula de escape del Comets On Fire Ethan Miller. Me han gustado mucho también los experimentos Made In America de Dan Deacon, el rock garajero pero melódico de Band of Skulls (Sweet Sour) y el ambient-disco de Chromaticsen Kill For Love.
 
Pero el trío de descubiertos que ha jugado para ganar lo forman dos mujeres solistas… y un dúo de hombres. Ellas van de esa especie de new age experimental (no se me lleven las manos a la cabeza) que tan bien ha llevado Julia Holter al Ekstasis al dream-house-pop con ruiditos del que hace gala la canadiense Grimes, Claire Boucher. Entretenidísimo e imaginativo su tercer disco Visions; un auténtico fiasco en directo de Primavera Sound pese a la expectación despertada, como pueden comprobar en la foto de la derecha, by DJFlow. Ellos son los imparables Japandroids, también canadienses. Su segunda entrega no podía llevar mejor título: Celebration Rock. Chispeantes, descacharrantes, divertidísimos. Fiesta.
 

Revalidando que es gerundio están chicas como Bat For Lashes –otro gran concierto del año, el de la borrosa foto de la izquierda, de DJFlow– con su tercer y más completo disco; o Santigold, pisándole los talones a M.I.A. y quitándole a Buraka Som Sistema, Diplo o Switch de paso. Un solista de electrónica cada vez más pop llamado Matthew Dear y convertido en 2012 con su Beams en algo parecido a un sustituto de ese David Bowie que pensábamos desaparecido para siempre… pero acaba de volver. Y grupos como Dirty ProjectorsSwing Lo Magellan no es tan bueno como Bitte Orca pero merece mención de honor-, The Shins, Efterklang –dando otro paso en pos del pop- o The Walkmen, otra vez.

Pero, por encima de todos, el sobresaliente en la reválida es para 3 bandas. Primera, The xx. Ninguneado en casi todas las listas, Coexist esquematiza aún más lo que no parecía posible. Y en esa reducción a la esencia está su encanto: el de una música deliciosa casi a punto de desaparecer. Segunda: Tame Impala, cabeza del revival psicodélico que ha reinado de nuevo con el fastuoso Lonerism. Tercera: Grizzly Bear (en la cama) porque Shields incluso supera a Veckatimest –que ya es- apuntalando sus logros. Armonías exquisitas, melodías evocadoras, música que transporta a lugares más felices y añade, para la ocasión, una suculenta dosis extra de guitarras. Delicioso.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s