Lo Mejor de 2015 (3): 35 Discos Internacionales

2015 ha sido un buen año de música. Con unos cuantos discos más que interesantes. Tras desmenuzar lo de dentro, vamos con lo de fuera. Después de los 15 discos nacionales… ahora Los 35 Mejores Discos Internacionales de 2015, para un total de 50. Añado en esta ocasión otros 10 que se han quedado a punto de entrar. El Top 10 va con breves textos de acompañamiento. Y, una vez más, la cuenta es regresiva ¡Que aproveche!
35. Kendrick Lamar: Pimp My Butterfly
34. Unknown Mortal Orchestra: Multi-Love
33. Faith No More: Sol Invictus
32. Panda Bear: Panda Bear Meets the Grim Reaper
31. Ezra Furman: Perpetual Motion People
30. Will Johnson: Swan City Vampires
29. Jamie XX: In Color
28. Swans: The Gate
27. HEALTH: Death Magic
26. METZ: II
 
25. John Grant: Grey Tickles, Black Pressure
24. Foals: What Went Down
23. The Chemical Brothers: Born in the Echoes
22. Wilco: Star Wars
21. Dayna Kurtz: Rise and Fall
 
20. Steven Wilson: Hand. Cannot. Erase.
19. Waxahatchee: Ivy Tripp
18. Blanck Mass: Dumb Flesh + The Great Confuso EP
17. Florence + The Machine: How Big, How Blue, How Beautiful
16. Battles: La Di Da Di
 
15. Floating Points: Elaenia
14. Ibrahim Maalouf: Kalthoum
13. Viet Cong: Viet Cong
12. Alabama Shakes: Sound & Color
11. Julia Holter: Have You in my Wilderness
10. Kamasi Washington: The Epic

 
Y tan épico. El saxofonista Kamasi Washington se explaya a gusto con un disco triple: planteamiento, nudo y desenlace. Jazz y varias hierbas más, casi siempre instrumentales, con algún corte vocal y un coro que refuerza emocionalmente en ocasiones. Espectacular riqueza instrumental con sección de cuerda, aventuras llenas de groove y un buen montón de invitados de categoría. Kamasi se dio a conocer como una de las mejores bazas del absurdamente inflado e idolatrado (en mi lista ha entrado por los pelos) disco de Kendrick Lamar, en el que lo instrumental es sin duda lo mejor. Parte de la culpa -no lo duden- es de este gran músico.
 
 
 

09. Avishai Cohen Trio: From Darkness

Tras las hermosas excursiones sinfónicas de “Almah”, “From Darkness” devuelve al bajista a la más pura esencia del trío de jazz. O, mejor dicho, a su amplia y elegante forma de entender el trío de jazz. Una vez más, en compañía del batería Daniel Dor (un portento) y el enormemente flexible pianista Nitai Hershkovits. Lo más destacable de “From Darkness” es la facilidad con la que, dentro de cada tema, el trío transita sin esfuerzo entre jazz fusión, música clásica, ritmos latinos… su enorme fluidez. Y por supuesto la originalidad, delicadeza y/o vitalidad melódicas a las que Avishai Cohen nos tiene acostumbrados. Todo ello encapsulado en un formato casi de pop donde las composiciones (diez del propio Cohen y una versión de “Smile”) raramente superan los 5 minutos.

 

 
08. Dominique A: Éléor

Por algo Dominique A es el rey de la nouvelle chançon desde hace años. El francés no es el único que en 2015 ha destilado su esencia en un gran disco, pero sí uno de los que mejor lo ha hecho. Seguramente canta mejor que nunca, y desde luego es más sabio. Ojito porque “Éléor” contiene algunas de las mejores canciones de su carrera, como el tema titular o la elegantísima “Au revoir mon amour”. Irresistible. Y necesario.
 
 
07. Squarepusher: Damogen Furies

Puro dinamismo, puta locura. Electrónica con hechuras de jazz ¿Free’n’bass? Concebido y grabado con un software diseñado por él mismo, Tom Jenkinson ha logrado llevar el drum and bass a su terreno para transformarlo en algo muy distinto. En realidad, ya no es ni drum and bass: las percusiones funcionan como melodías enloquecidas y en sus cabalgadas hay muescas de house, pop, rock experimental o fusión. Nunca la electrónica sonó tan orgánica. Un disco que gana con las escuchas. Si no te vuelve loco antes…
06. Sleater-Kinney: No Cities to Love

 
Sleater-KinneyCorin Tucker, Carrie Brownstein y Janet Weiss– destilaron lo mejor del indie de los 90 con rock agrio, destemplanza grunge, actitud punk y fiereza riot grrrl para encontrar finalmente un sonido absolutamente propio. Diez años después de su despedida por todo lo alto con el inconmensurable “The Woods”, no solo han regresado con ganas renovadas y sin perder un ápice de fuerza, sino que con “No Cities To Love” han facturado uno de sus mejores discos. Una auténtica barbaridad. Y ya van 8 ¿Para cuándo el noveno?
 
05. Natalie Prass: Natalie Prass
 
¿La fórmula? Canciones como puños + especialísima voz + producción cuajada de matices de Matthew E. White: puro y flexible sonido Spacebomb. Sencillez desarmante la de Natalie Prass, que además me venció y convenció en directo con la única ayuda de un guitarrista. El triunfo de la materia prima da alas a uno de los grandes debuts del año.
 
 
04. Low: Ones and Sixes
 
Infalibles Low. Una vez más, un sortilegio: magia pura. “Ones and Sixes” es una síntesis de los diferentes sonidos con los que han experimentado en sus últimos discos, en ese camino imparable de hacer añicos la etiqueta slowcore. Me gusta que la voz de Mimi Parker esté más presente que nunca, aunque Alan Sparhawk y ella siguen siendo insuperables cuando cantan en armonía. Manejan como nadie las dinámicas, el detalle sutil y los arreglos para conjugar todo ello en la construcción de instantes perfectos.
 
03. Wolf Alice: My Love Is Cool

“My Love Is Cool”, para mí, es el mejor disco llegado del Reino Unido este año. El primer LP de Wolf Alice está lleno de sabores; por culpa de uno de los menos importantes de su cóctel, el dichoso neo-grunge, se les ha metido absurdamente en el saco del revival 90s. No hagan caso: lo que importa aquí son las canciones. O la cautivadora voz de Ellie Roswell.
 
 
02. Courtney Barnett: Sometimes I Sit and Think and Sometimes I Just Sit

Frescura, un necesario toque macarra y esa forma de cantablar a lo Lou Reed son los principales ingredientes del debut de la australiana Courtney Barnett tras un par de tentativos -y tentadores- EPs. Añádase a la fórmula su vocación de cronista divertida, comprometida, sencilla y directa. Y 11 cancionacas de manual, claro. 100% puro magro, 0% de grasa.
 
01. Sufjan Stevens: Carrie & Lowell

Por algo será que Sufjan Stevens encabece este año tanta lista, o al menos esté en los primerísimos puestos. Bueno, por algo no: por muchas cosas. En “Carrie & Lowell” se enfrenta cara a cara con la muerte. Y gana. Mejor aún: ganamos todos. Sin ponerse melodramático, dándole lo estrictamente necesario a cada canción, con una actitud tremendamente optimista y recuperando el pulso acústico de obras capitales como “Seven Swans”, Sufjan hace aquí musicoterapia de primer orden. Una catarata de emociones que nos desborda aún más -si cabe- en los conciertos, donde da otra vuelta de tuerca a esta espectacular colección sin desvirtuarla.

Plus 10
Calexico: Edge of the Sun
Deradoorian: The Expanding Flower Planet
Father John Misty: I Love You, Honeybear

FFS: FFS

Hot Chip: Why Make Sense?

Moon Duo: Shadow of the Sun
Pond: Man It Feels like Space Again
San Fermin: Jackrabbit

Maria Schneider Orchestra: The Thompson Fields
Matthew E. White: Fresh Blood
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s