Menudillos 6: Dos pájaros y un monstruo

Ojo a esta sopa de menudillos (y van 6) en la que se revuelven dos pájaros bien acompañados (Joseph Byrd con sus United States of America y sus Field Hippies; Andrew Bird con una muchacha sana cual manzana: Fiona Apple) y el necesario recuerdo a un monstruo del pop, Serge Gainsbourg ¡Que aproveche!
 
 
28-F
Flipando con las cositas de Joseph Byrd y sus compinches. Fue una de las mentes pensantes del grupo The United States of America (junto a su alma gemela en lo creativo Dorothy Moskowitz o el productor y pionero de la electrónica en el pop David Rubinson, famoso por su trabajo en múltiples discos del Herbie Hancock de los 70 y los 80 o sus producciones para Taj Mahal) que quiso (y logró en buena manera) integrar su profundo conocimiento de la música experimental y la clásica contemporánea con el impulso crítico y revolucionario de su ideario comunista (llegó a incluir en este primer disco una “Love Song for the Dead Ché”) en el lenguaje del pop.

 
Tras un único disco de 1968 y la disolución -por una mezcla de disparidades ideológico-musicales- de The United States of America, Byrd editó un año después junto a diversos músicos de estudio californianos y bajo el nombre de Joe Byrd & The Field Hippies, el álbum “The American Metaphysical Circus” (título también del tema que abría el disco anterior) incorporando arreglos sinfónicos y de viento y una mayor presencia de guitarras.
 
Después alternó sus dos grandes pasiones: la electrónica y el ragtime, montando una sociedad de estudios de la música norteamericana de finales del 19, colaborando con Phil Ochs o Ry Cooder y componiendo bandas sonoras. Bandas como Stereolab han sacado petróleo de sus enseñanzas…
Os dejo una lista de Spotify con los discos de los 60:
Aquí una lisergiquez con la música de “The American Metaphysical Circus”:

¡OH! “Left Handed Kisses”: (MUY MUY) Bonito dúo Andrew Bird/Fiona Apple, del nuevo disco del primero, “Are You Serious”, para el que tendremos que esperar al 1 de abril.

2-M

Hoy hace 25 años (2 de marzo de 1991) perdimos a uno de los más grandes maestros de la canción popular francesa (o de la música popular a secas): Serge Gainsbourg. Tan artista como personaje: enorme y tremendamente prolífico compositor, ágil e inteligentísimo letrista, peculiarísimo intérprete, polemista-provocador-subversivo, joven/viejo verde, fumador profesional, conquistador incansable de mujeres/icono como Brigitte Bardot, Jane Birkin o Juliette Grecó… Su periodo dorado (casi infalible) va de 1958 a 1971, de su debut “Du chant a la une” al estratosférico “Histoire de Melodie Nelson”.

Si tengo que elegir solamente una canción suya -ufff: Le claqueur de doights, L’eau a la bouche, Les amours perdues, La javanaise, Amour sans amour, Requiem pour un c…, L’anamour, Balade de Melody Nelson, La decadanse…- confieso que siempre le tendré especial cariño a la pequeña gran historia del revisor del metro que abre su primer álbum: “Le poinçonneur des Lilas”, el perforador de lilas (lilas, por su color, es como llaman a los billetes de metro de París); porque nos muestra su facilidad para encontrar melodías inolvidables, porque ya desde su título descubrimos el ingenio del que eternamente hizo gala este enorme músico… y porque es un temazo de cojones. Además, para ella se hizo uno de los vídeoclips más antiguos que conozco. Ojo: 1958. Siento que la calidad de imagen y sonido (y la sincronización) no sean las mejores. Pero es un documentazo. Va por ti, Gainsbourg…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s