Melange: especia vital

(Fotografías de Arancha Prada)
Su nombre podría muy bien aludir a la melange en francés (mezcla, en castellano), pero no… el quinteto asegura haberlo tomado de la denominación de la droga-especia (es me-lan-je, recalcan) que prolonga la vida, la vitalidad y el conocimiento, producto de un tipo de gusano gigante que habita el planeta Arrakis, y cuyo control desencadena uno de los grandes conflictos -a escala universal- de la saga de Dune, de Frank Herbert. Bastante apropiado también… toda vez nos enfrentamos a su adictiva e iluminadora música.

Melange apuntan a todas y cada una de las facetas de lo progresivo sin dejar de sonar a sí mismos, añadiendo una buena base de folclore de aquí y de allá: desde el flamenco electrificado al folk-rock psicodélico (tanto el facturado en la California de los primeros 70 como el de los héroes del folk barroco británico) pasado por los ecos medievales del mester de juglaría, la propia tradición española con toque celta filtrada a su vez por el lirismo naif de unas Vainica Doble, ensuciada por el polvo del desierto africano e intoxicada por la raga indostaní… y todo ello envuelto en ritmos que cruzan sin complejos de la buleria-rock al más estricto motorik.

Vale, sí, de acuerdo, todo esto no son más que intentos tibios y enrevesados de aproximación a la rica maquinaria sónica de Melange, cuya polivalencia se dispara aún más en directo. Pero al menos, pueden dar una (ligera) idea del alcance de su poderío. Y, sobre todo, de la diversidad y la apertura de mente que caracteriza a sus componentes: Miguel Rosón (guitarra eléctrica, acústica y española y voz principal, procedente de formaciones como Bucles y Novak); los ex-Lüger -y mil cosas más- Mario Zamora (arsenal de teclados) y Daniel Fernández (bajo, voz y sitar); y los hermanos Ceballos, máximos responsables entre otras cosas de Rip KC: Adrián en la batería y Sergio en la guitarra.
Adrián: Hace un año empezamos a ensayar. Pero nos conocíamos bien de antes. Yo había tocado ya con Miguel y tuvimos un proyecto que no cuajó. Coincidió con el final de Lüger y Dani y Mario se juntaron. La unión fue Miguel, y el el sonido global viene de su guitarra, con ese deje de folk inglés y ese sonido un poco aflamencado…
Mario: …y el rollo africano. Tiene esas tres cosas. Detrás de este proyecto hay muchísimas horas de música: haciéndola y escuchándola. La mezcla viene de ahí, porque todos somos muy abiertos musicalmente hablando.

Adrián y Mario son nuestros interlocutores iniciales, pero a mitad de conversación -tal y como ha ocurrido en la realidad del grupo- se une Sergio. Algo impensable hace apenas unos meses, cuando aún vivía en Austria y se dedicaba a la música antigua:
Sergio: se habló de meter una segunda guitarra para el directo y yo como soy de la familia… literalmente (risas generales)… acabé metiéndome.
A: En Rip KC ya teníamos también ritmos ternarios, trianeros, más progresivos. Con los teclados de Mario toma otra dimensión, se abre a otras cosas…
M:...también se hace menos ejercicio de estilo. En vez de meter un Hammond más clásico, si tiras de sintetizadores le das un punto más torcido, rozando el ambient, más experimental.
A: Lo que tenemos en común es muy abierto, puede ir de Moondog a John Coltrane pasando por Neil Young.
M: Ha sido una especie de reconciliación con la música que hemos ido escuchando a lo largo de muchos años, que no hemos podido hacer cada uno de nosotros por separado. En el momento de juntarnos, hemos visto que podíamos abrir la paleta estilística mucho más, y… ¡Joder, da gusto! Personalmente nunca he tocado con una peña a la que me sintiese tan unido.
A: Venimos del rock, pero llega un momento en el que hacer un 4/4, un riff y un estribillo es un coñazo. Intentamos buscar cosas nuevas. La gente se sorprende, pero si escucharan los discos que tengo en casa a lo mejor no les sonaba tan diferente. Por otro lado, creo que no hay músicos en Madrid a los que les interese lo mismo que a nosotros.
M: Y no es por calidad o por técnica, es por interés musical, por apertura. Y la comunión emocional o espiritual entre todos es muy buena. Dentro de que nos conocíamos hace años, hemos hecho piña en muy poco tiempo y hemos sido súper prolíficos.

Portada de “Melange” (Fotografía de Alejandro Marote)

Lo del disco vino igualmente rodado. El grupo se lanzó a grabar quince canciones entre Granada y Madrid sin pensárselo mucho, en cuanto surgió la oportunidad. El resultado se recoge en un doble vinilo de lujo -fotografía, maquetación y diseño de Alejandro Marote, María Izquierdo y E1000-, autoeditado y con una tirada limitada a 500 copias. Lo que esconde su surco concéntrico es un viaje constante, una sorpresa en cada vuelta. “Melange” es definitivamente rara avis en nuestro país… y podríamos discutir largo y tendido si fuera también lo es. Pero eso lo puedes comprobar ahora mismo.
A: No teníamos ni intención de grabar.
M: Habíamos estado ensayando durante 10 u 11 meses una vez a la semana. Miguel tenía 6 ó 7 canciones que le hacía mucha ilusión sacar adelante para que no se muriesen en un cajón. No nos dijo cómo hacerlas, simplemente quería sacarlas adelante a ver cómo podían sonar. El caso es que vino a un ensayo nuestro amigo Carlos Díaz Requena, que tiene un estudio acojonante en la Alpujarra granadina, Producciones Peligrosas, y dijo “esto os lo grabo yo”. Fijamos una fecha y nos plantamos con quince temas bien ensayados para grabarlos en 5 días.
A: Hay temas que tenía hechos ya Miguel, otros de Dani, alguna cosa que tenía yo grabada por casa.
M: Se han ido de-construyendo con las ideas de cada uno. Nos hemos dado total libertad para darle la vuelta a las canciones e ir añadiendo o quitando cosas.
A: Nos sorprende que esté llegando tanto a la gente porque, aunque no sea una música difícil, tampoco es accesible. No hay ni un solo estribillo en todo el disco. Y lo abrimos con un instrumental de 4 minutos.
M: Y nos sorprende también por el hecho de que todo esto ha surgido de la nada. Lo hemos sacado con un sello propio, lo hemos hecho entre colegas. Como Enrique Borrajeros, que nos cede su estudio de Madrid, Fantom Power, para ensayar, hacer la pre-producción y grabar las voces. Ya que lo hemos hecho solos y que es una cosa tan propia decidimos sacarlo y moverlo solos. Buscamos hacer cosas distintas.  Por ejemplo, Más que en salas, hemos hablado de tocar en sitios soñados: en una cueva, en un claustro, en un monasterio… De momento, en agosto tocamos en el Jardín Botánico de Gijón.

 

Palabras mayores. Melange en directo. Gloria.
A: La base del disco, el 95%, está tocada y grabada en directo, todos tocando a la vez. Luego se metieron las voces y algunos arreglos. Los temas se desarrollan algo en directo, pero no mucho. Hay que tener en cuenta que, de por sí, las canciones surgieron de la improvisación en muchos casos. Pero no somos una jam band, un grupo de improvisación.
S: Yo, que no he participado en la grabación del disco, te puedo confirmar que lo tienen todo muy cerradito y que todas las partes están muy estudiadas…
M: …lo cual no quiere decir que las canciones en directo vayan a sonar exactamente igual que en el disco. En directo creemos que vamos a ser más intensos, no olvidemos que estamos ante nuestro primer concierto de verdad. Hay mucha expectación y la sala estará llena, pero sobre todo esperamos disfrutar.
S: Esperamos no defraudar toda la expectación que hay depositada en nosotros. Vamos a dar una fiesta musical, un regalo musical.
M: Oye, pero a ver si van a esperar una epifanía, que solo es un concierto de rock. Que tampoco es para tanto (risas).
Quizá no llegamos a la epifanía, pero la fiesta y el regalo fueron generosos. Tuve la enorme suerte de disfrutar junto a ellos de ese primer concierto, en una Sala El Sol hasta los topes y entregadísima; inaugurando, por cierto, el fascinante ciclo 100% Psych de SON Estrella Galicia. Y de vivir el reflejo del entusiasmo del público -y de su propio disfrute indudable- en la cara de satisfacción de los 5 músicos, aumentados para la ocasión por la violista Sara Muñiz y el saxo de Luis Erades, ambos también en el disco. Sonido es-pec-ta-cu-lar y sobredosis de momentos de auténtica comunión entre grupo y público. Frescura, sí, pero con mucho trabajo detrás.

 

De postre, Sergio Ceballos nos deja un toque de atención sobre un tema que, según él -y cualquiera con dos dedos de frente- va a marcar a fuego -y no precisamente para bien- el porvenir.
S: Me gustaría que la gente se informase sobre el Acuerdo Trasatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP), porque en España ni se habla de ello ni se nos informa. Es tabú: no es un debate que esté en la calle. Quiero animar a la gente a que se informe de un tratado que es una cosa monstruosa y va a marcar el futuro: la vida de nuestros hijos y de nuestros nietos. Que se informen y tomen conciencia, y partido.

 

Tomar partido: Qué importante… siempre…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s