D-esmenuzando el D-ieciséis (5): D-elicatessen de allá

Y, si les parece, vamos ya con los Mejores Discos Internacionales de 2016. Y mejor que les parezca… Son 50. Con una cosecha como la de este año, no pueden ser menos. Estoy orgulloso de haber estado madurando esta lista durante mucho tiempo. He sido constante en el esfuerzo, y me ha quedado una cosa muy variada. Vayan por delante decepciones grandes como las de Nick Cave (a mí no me ha llegado, qué le vamos a hacer; respeto por supuestísimo su dolor y sus discos anteriores me parecen joyas -y aparecen en mis listas-, pero creo que “Skeleton Tree” está a medio cocinar: le falta trabajo y definición), Lambchop y Bon Iver (aquejados del peligrosísimo síndrome del autotune; no puedo más, yo es escuchar más de 20 segundos seguidos y cabrearme) o mi adorado Leonard Cohen, que con su despedida ha entrado de milagro entre los 50, por monótono; para mí es el más flojo de sus discos de vejez. No puedo decir que Kanye West o Frank Ocean me hayan decepcionado porque tampoco esperaba nada de ellos. Todos estos, en cambio, SÍ me gustan. Los he dividido en 3: Top 10, Top 25 y Top 50. Dentro de estas tres categorías el orden, como siempre, es estrictamente alfabético.

Top 10

-Bent Knee: Say So (Cuneiform Records)

Bent Knee es uno de mis descubrimientos del año. Lo que más me gusta de este disco y de este grupo- es su impermeabilidad a etiquetas y su capacidad para sorprender en cada recoveco, así que me ahorraré calificativos. Escuchen a este sexteto de Boston y disfruten -entre otras muchas cosas- con su constante mutación, sus canciones como puños -o caricias, o puñetazos, depende- y la voz apabullante de Courtney Swain. De paso, busquen algún vídeo de sus directos para flipar ya del todo.

 

case/ lang / veirs: case / lang / veirs (Anti-)

Mi mamá siempre me dijo que desconfiara de los supergrupos. Gracias mamá, pero el que forman estas tres cantautoras norteamericanas debe ser la excepción. Neko Case, k. d. lang y Laura Veirs, ahí es nada. Tres voces en distintas posiciones de salida desde ese estrecha y apetecible frontera entre country, folk y americana que acaban encontrándose en el punto E del orgasmo estilístico. La convergencia es además un prodigio de generosidad. Lo dicen ya en la portada con sus nombres en mayúsculas (aunque k. d. siempre firma así) y lo corroboran no poniéndose jamás por encima de las otras. Ganamos todos, y “Atomic Number” acaba siendo uno de los (tres o como mucho cinco) temarracos del año. Escúchese en mi lista de canciones de 2016, claro.

 

Cavern of Anti-Matter: void beats/invocation trex (Duophonic)
Parece que esto de Cavern of Anti-Matter es el nuevo divertimento del alma “Matter” (ja, qué derroche de ingenio) de Stereolab, Tim Gane, junto a Joe Dilworth (compinche de laboratorio estereofónico y miembro de Spiritualized, Add (N) to (X) o Th’ Faith Healers), así que solo puedo decir que se (y nos) sigan divirtiendo así de bien. No contento con ser uno de los mejores discos de electrónica (tan retro como actual) del año, viene bien espolvoreado con especias kraut y otras lindezas stereolábicas y adornado con un póker de colaboradores de lujo: Bradford Cox (Deerhunter y Atlas Sound), Sonic Boom (Spacemen 3, E.A.R., Spectrum), Jan St Werner (Mouse On Mars) y Sean O’ Hagan (The High Llamas y los propios Stereolab). Mi espía en Londres me dice que encima en directo parten la pana. Quiero -no, necesito- comprobarlo YA.

 

-Cobalt: Slow Forever (Profound Lore Records)

Esto es una burrada de proporciones cósmicas (como poco). Con “Slow Forever”, Cobalt se han cascado, para mí, el disco de metal del año; por encima de Gojira, Opeth o Nails. 12 temas en 84 minutos épicos, sin concesiones, chorradas ni virguerías, a calzón quitao. Algo así como el reverso metalero de Swans. Agrio, directo y decididamente violento pero sin trucos. La turbia salida del vocalista Phil McSorley le ha quitado definitivamente al instrumentista Erik Wunder el lastre estrictamente black metal y ha permitido la entrada del más flexible -y menos monótono- Charlie Fell. Juntos, derriban barreras y trascienden géneros. Por favor: “Siege” (¡Hombre! Pues claro que está en mi lista)

 

-Fire! Orchestra: Ritual (Rune Grammofon)

Fire! Orchestra… ¿Una Big Band de free jazz? Exactamente eso. O algo muy parecido, de la mano de uno de los reyes de la improvisación escandinava: el saxofonista Mats Gustafsson; músico de amplio espectro (colaborador de Jim O’Rourke, Derek Bailey, Otomo Yoshihide o dos de mis debilidades concertiles del año, que muy pronto verán desfilar por aquí: The Ex y el dúo de improvisadores Paal Nilssen-Love / Ken Vandermark), que se pone al frente de 21 músicos (incluidas dos vocalistas) que nuevamente se dejan ir con gozo -eso sí, sobre una base rítmica muy sólida, casi de rock- en este cuarto disco: un “Ritual”, tras dos “Exit” y un “Enter”. La estructura es similar a la de los anteriores, aunque resulta aún más poderoso que éstos: largos movimientos (en este caso, cinco en un total de 53 minutos) que exponen, re-exponen, re-interpretan, exprimen y diseccionan un tema hasta sus últimas consecuencias. Jazz libre que lo mismo remite al progresivo loco de unos Magma que a los viajes intergalácticos de Sun Ra, la abrasión de John Zorn o los pioneros del free.

 

-Ital Tek: Hollowed (Planet Mu)
 

Lo dejé dicho el 10 de septiembre en mi Facebook: Ital Tek… De lo mejorcito que he escuchado en electrónica este año. Oscuro, áspero y sintético a rabiar… (Menos mal que tomo estas notas, más mentales que otra cosa, y qué bien me vienen ahora) y, tres meses y unos cuantos discos de electrónica y similares escuchados después, me reafirmo. Alan Myson, señor que se halla tras el nombre de Ital Tek, se ha currado uno de esos trabajitos de electrónica fina, seca y abstracta -sin tonterías ni sobredosis de bombo- que me gustan a mí. Marcado también por esa clarísima tendencia evanescente y ambiental (en este caso de la bueno, no de la tostón) tan en boga este año (“Redeemer” o “Terminus” son los mejores ejemplos) que aparece de manera más acusada en otros discos de esta lista (Ann Meredith, Kaitlyn Aurelia Smith, Weval…), lo mejor que se puede decir de “Hollowed” es que mantiene intactos (al menos mi) tensión e interés a lo largo de sus 55 minutos.

-Jambinai: A Hermitage (Bella Union)

¿Un grupo de metal progresivo coreano? ¿Pero qué invento es este? Pues fíjense: uno casi tan bueno como la fregona, llamado Jambinai. Un trío que logra hacer más ruido con sus instrumentos tradicionales amplificados (atienden por haegeum, geomungo o piri… los instrumentos) que con guitarras y baterías (que también las llevan, oiga) en un disco (el tercero, si contamos su EP de debut) lleno de matices, crescendos, furia incontenible, rasgueos violentos, riffs milenarios, voces desatadas… Mis espías barceloneses me cuentan que en directo también son la caña. Ganazas de comprobarlo, oigan.

-Anna Meredith: Varmints (Moshi Moshi)

Anna Meredith te monta una fiesta para no parar de pensar, una verbena de vanguardia, una rave con violoncelo y clarinete. Reescribe a lo Laurie Anderson -pero en divertido- el hundimiento del Titanic en “Nautilus”. Se inventa con un secuenciador gracioso y dos voces temblonas uno de los temazos del año: “Taken” (véase y óigase mi lista de canciones). Alterna pop y experimentación con una naturalidad pasmosa (vamos, con la misma que luego se dedica a la clásica contemporánea, hace música para ballets de vanguardia, dirige al Scottish Ensemble interpretando Las cuatro estaciones de Vivaldi o compone para el Kronos Quartet) y tú te lo vas comiendo TODO, sin dejarte ni una sola nota. Lo percibes en este discazo, “Varmints”, o si la ves en directo cerrando por todo lo alto el Vilamanuela: poquito a poco se te va dibujando una sonrisa y ya te la llevas a la cama… (me refiero a la sonrisa, sucios)…

-Papier Tigre: The Screw (Function Records)
Papier Tigre. Jooooder. Primero me enamoré de su directoUf. Nos dejan embobados y agotados de bailar… o de mover (el que la tenga) la melena, que uno no sabe muy bien qué hacer exactamente con este grupo incontenible, que pisotea géneros difuminando fronteras entre Shellac, The Ex y… ¿LCD Soundsystem? Una cosa muy bestia la de estos maestros del control absoluto del sonido, trío abrasador… Y en ese mismo concierto de La Faena organizado por Nooirax me compré uno de los discos que más me ha obsesionado este año. Post-punk agriado por el siglo 21, rock matemático plagado de inexactitudes, post-hardcore para bailar torcido… que llega al paroxismo cabezón -como en el concierto- con los 9 minutos -¡que sí, que existe el dron de bombo! de “A Matter of Minutes”.
-Savages: Adore Life (Matador)
 

Repitan conmigo: re-vá-li-da. No sé si me gusta más o menos que su debut, pero está claro que “Adore Life” me hace adorar de nuevo a estas cuatro forajidas. Un disco que se abre así, sin previo aviso, con “The Answer” (sí, les remito de nuevo a mi lista de canciones de 2016) no puede sino clavarse en la cabeza y en el corazón como una astilla. Muy apropiado, para un trabajo que -según todos los indicios- habla de amor, bien sea a golpe de baile oscurote (“Evil”) o con la amarga delicadeza de “Adore”. Bonus: el disco está mezclado por Trentemöller, cuyo “Fixion” pueden encontrar ahí abajo, en el Top 50. Entre otras cosas, porque Jehnny Beth le devuelve el favor cantando en un par de temas (ja, uno de ellos también está en mi lista ¿qué se habían creído?)

TOP 25

 

-Black Mountain: IV (Jagjaguwar)
-David Bowie: Blackstar (Sony)
-Deerhoof: The Magic (Polyvinyl / Humo)
-Tanya Donelly: Swan Song Series (American Laundromat Records)

Head Wound CityA New Wave of Violence (Vice)

 

-Kristin Hersh: Wyatt at the Coyote Palace (Omnibus Press)
-King Gizzard and The Lizard Wizard: Nonagon Infinity (ATO Records)
-Michael Kiwanuka: Love and Hate (Universal)
-Last In Line: Heavy Crown (Frontiers Music)

-Richard Pinhas / Tatsuya Yoshida / Masami Akita: Process and Reality (Cuneiform Records)

 

-Paul Simon: Stranger To Stranger (Universal)
-Kaitlyn Aurelia Smith: EARS (Western Vinyl) / Kaitlyn Aurelia Smith + Suzanne Ciani: FRKWYS Vol. 13: Sunergy (RVNG Intl.)
-Swans: The Glowing Man (Young God Records)
-Kate Tempest: Let Them Eat Chaos (Fiction)
– Xenia Rubinos: Black Terry Cat (Anti-)
 
TOP 50

 

ANOHNI: Hopelessness (Rough Trade)
Beyoncé: Lemonade (Sony)
Karl Blau: Introducing (Bella Union)

John Cale: M:FANS (Domino)
Leonard CohenYou Want It Darker (Sony)

 

Common: Black America Again (ARTium / Def Jam)
Elysia Crampton: Demon City (Break World)
Dinosaur Jr.: Give a Glimpse of What Yer Not (Jagjaguwar)
GojiraMagma (Roadrunner)

Jenny Hval: Blood Bitch (Sacred Bones)

 

The Jayhawks: Paging Mr. Proust (Thirty Tigers)
King Crimson: To Unseat the Hold of Monkey Mind (DGM)
Angel Olsen: My Woman (Jagjaguwar)
PlaidThe Digging Remedy (Warp)

Emma Pollock: In Search of Harperfield (Chemikal Underground)

 

Radiohead: A Moon Shaped Pool (XL)
Esperanza Spalding: Emily’s D+Evolution (Universal)
Teenage Fanclub: Here (Merge)
TrentemøllerFixion (In My Room)

A Tribe Called Quest: We got it from Here… Thank You 4 Your Service (Sony)

 

Vodun: Possession (Riff Rock Records)
Ben Watt: Fever Dream (Unmade Road)
The Wedding Present: Going, Going… (Scopitones)
Weval: Weval (Kompakt)
Wilco: Schmilco (dBpm / Anti-)

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s