Échale Pimienta al Polaris

Canadá, ese país. Tengo la suerte de conocerlo (al menos, una pequeña parte) y admiro, entre otras muchas cosas, su marcada personalidad, teniendo en cuenta que limita a lo largo de todo su contorno con Estados Unidos… ese otro país. Por eso admiro y me rindo una vez más ante la valentía de su Polaris Music Prize, que alcanza la decimosegunda edición premiando a otra valiente: Lido Pimienta. Sí: el mejor disco canadiense de 2017 –“La Papessa”– lo firma una indígena colombiana que canta en castellano. No menos cierto es que Lido está afincada en Toronto desde hace unos cuantos años, y que el disco fue gestado y grabado allí con el apoyo del Ontario Arts Council. Ni que, si nos fijamos en los premiados anteriores -ahí van: Kaytranada (2016), Buffy Sainte-Marie (2015), Tanya Tagaq (2014), Godspeed You! Black Emperor (2013), Feist (2012), Arcade Fire (2011), Karkwa (2010), Fucked Up (2009), Caribou (2008), Patrick Watson (2007) y Final Fantasy (2006)- el espectro que abarca el Polaris es amplio, plural en todas sus acepciones y arriesgado.

Claro, que siempre hay gente a la que esto de la valentía, el riesgo, el inconformismo y la pluralidad parece molestarle -o picarle, por aquello de la Pimienta– más que otra cosa… Como al inefable Julián Ruiz -éste nunca decepciona-, que -desde la ignorancia y la falta de respeto, en mi modestísima opinión- espeta en su web lindezas de este calibre: Como todos los países en que dominan los críticos, los ganadores de los “premios especiales” son casi desconocidos , un “petardo” en cualquier apuesta (…) sólo unos pocos periodistas de la música debatieron qué artista y qué álbum merecía ganar el trofeo más que el resto (…)  ganó el premio  por culpa de su segundo álbum, “La Papessa “, que recibió críticas radicales de la crítica cuando fue lanzado el año pasado. Naturalmente, como le gusta a los críticos, amantes de la Cara C de un vinilo,  el disco no tuvo éxitos, ni siquiera singles… Para rematar la faena con: no se le entiende nada ,absolutamente  cuando dice que canta en español. Perdonadme: me he permitido respetar sus paupérrimas maneras sintácticas y ortográficas.

Conocí la arriesgada propuesta de Lido María Pimienta Paz -también artista plástica y activista de género, identidad y raza- gracias a una de sus decenas de colaboraciones (que incluyen A Tribe Called Red, Kaleema, Thornato, Pernett, Orquesta, El Búho, Ernest Gonzales, El remolón…), en este tema fantástico de Chancha Vía Circuito. Me cautivaron desde el primer momento lo inusual del fraseo y la personalidad de su voz. Entiendo perfectamente que su arte no llegue a todo el mundo, claro; yo admiro sobre todo su libertad musical. Y la personal: debutó como solista en 2010 con “Color”, un trabajo de folk electrónico algo más convencional, cuya producción corría a cargo de su por entonces pareja Michael Ramey, de quien se separó poco después. Invirtió los 6 años transcurridos hasta la aparición de “La Papessa” (solamente en formato digital, la edición física está al caer), entre otras cosas, en ir adquiriendo las herramientas para producirlo y editarlo ella misma. Brava.

Advertisements

One Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s