Mirando al 17 Volumen 1: 10 reediciones, recopilaciones y otras hierbas…

¡Sí! Arranco el repaso a la mejor música (también a la más decepcionante) de 2017 con mis 10 objetos favoritos en el territorio de reediciones, remasterizaciones, recopilaciones, cajitas antológicas, ediciones de luxe, súper de luxe y mega de luxe… y todos esos artefactos de precio habitualmente astronómico (e injustificable en la mayoría de los casos) con los que la industria discográfica nos bombardea (antes solo cuando se acercaba la Navidad, ahora ya durante todo el año), que les sirve para exprimir unos añitos más eso del formato físico y lo otro de explotar el catálogo (que suele ser más barato que invertir en novedades)… y que los más friquis del lugar (léase coleccionistas, fanes fatales, completistas, fetichistas, aquejados del Síndrome de Diógenes y melómanos enfermos en general) consumimos compulsivamente y sin asomo de vergüenza. Van en estricto orden alfabético y con enlaces a escucha total o parcial.

0011682387_10

-Art Zoyd: 44 1/2: Live and Unreleased Works (Cuneiform). Mamotrética antología (12 cds + 2 dvds) de rarezas, inéditos y directos de uno de los nombres fundacionales del RIO (Rock In Opposition). Diseño exquisito para envolver el esfuerzo generoso, casi suicida, de un sello pequeño pero imprescindible para valientes: Cuneiform Records. Rock de cámara, experimentación, soluciones deslumbrantes, heterodoxia, bandazos. Arte total, más allá de la música. Un atracón para degustar con mesura -saboreando cada ingrediente- y conducirse despacito, disfrutando de cada curva… y cada desvío. El elevado precio, eso sí, impedirá el acceso a los no conversos.

R-482692-1156193720.jpeg

Zazou Bikaye CY1: Noir et blanc (Crammed Discs). Reedición (con extras en forma de descarga digital) que me ha permitido conocer una cima de la fusión multicultural publicada originalmente en 1983. Colisión entre el francés Hector Zazou, el cantante congoleño Bony Bikaye y el colectivo sintético CY1. Influencias declaradas de Stockhausen o el kraut se añaden al cóctel irresistible de polirritmia afrocaribeña, sintetizadores analógicos, instrumentos acústicos, post-punk y sensibilidad pop. Exquisito.

Group-shot-original-768x512

Nick Cave and The Bad Seeds: Lovely Creatures. The Best of Nick Cave and The Bad Seeds (3CD+DVD) (Mute/BMG). Tres el -para mí, no parecía ser el sentir general- fallido “Skeleton Tree”, me ha gustado congraciarme con Nicolás -uno de los artistas más importantes y consistentes de los últimos 40 años- y sus simientes a través de esta (para lo que se estila y para el volumen de su obra) mesurada antología. Son 3 cds -evidentemente sin desperdicio- y un dvd -con actuaciones y entrevistas- que ilustran 30 años en las cavernas (desde 1984 hasta 2013), con bastante peso de un último decenio que aún no había sido sometido a antología y que demuestra que Nick Cave es / será capaz, en cualquier momento, de volvernos a sorprender / deslumbrar / epatar / alucinar. Que sea por muchos años.

clarklpdio_720x600

 

Gene Clark: The Lost Studio Sessions 1964-1982 (Sierra). Conté esta triste historia por aquí en abril de 2016: “No Other” de Gene Clark es uno de esos discos mágicos que casi nadie supo apreciar en su momento (1974), pero que con el tiempo van ganando adeptos y, sobre todo, adhesiones condicionales (…)  la propia figura de Gene Clark (seguramente el compositor más sólido de los Byrds) ha sido reivindicada en los últimos tiempos (…) Cuando todo el mundo esperaba un trabajo acústico y delicado, como el también fantástico “White Light” de 1971 (…) entregaron un álbum de canciones largas y complejas, de arreglos “a lo Wilson” (…), armonías vocales y detalles de orquestación que -para colmo- sobrepasó con creces el presupuesto inicial asignado por Geffen, compañía que había fichado a Clark precisamente gracias al mencionado “White Light” (…) no supieron qué hacer con él: la promoción fue irregular y acabaron despidiendo a Clark (…) El fracaso de “No Other” lastró la trayectoria posterior de un Gene Clark ya propenso a ciertas tendencias autodestructivas que falleció con tan solo 46 años, en 1991. Por eso me alegró especialmente la aparición (el CD salió muy a finales del año pasado y el LP muy a principios de éste) de un disco que reúne un buen puñado de canciones perdidas y tomas alternativas. Casi todas en registro íntimo (guitarra y voz, apenas) que -si cabe- refuerza el poder de las composiones de Clark y debería colocarle de una vez por todas en un lugar destacado del Olimpo del rock americano. Por cierto, coincide en año con sendas (y muy buenas) novedades de otros dos ex-Byrds: David Crosby (“Sky Trails”) y Chris Hillman (“Bidin’ My Time”).

Trouble_no_More

Bob Dylan: Trouble No More: The Bootleg Series Vol. 13 / 1979-1981 (Versión 2CD) (Legacy). Insisto en la versión de doble CD que incluye únicamente temas en directo, porque la extendida me parece innecesaria, rozando lo cruel, para retratar otra de las épocas malditas -con parte de razón, como (casi) siempre- de Bob Dylan: la de su conversión a un cristianismo casi sectario. Ese Dylan que se negaba a interpretar en directo sus composiciones “profanas” anteriores. Convertido en predicador y -aquí viene lo bueno- “bendecido” sobre el escenario por músicos y vocalistas de campanillas que envuelven aún más -y mejor- las composiciones de estos tres años (y tres discos como mínimo irregulares: “Slow Train”, “Saved” y “Shot of Love”) en gospel, soul -y hasta funk- de alto octanaje. Una época que produjo clásicos incontestables como “Slow Train”, “Pressing On” o “Caribbean Wind” pero también momentos prescindibles del tamaño de “Man Gave Names to All the Animals”. Por desgracia, el presente de Dylan es aún más gris, gracias a esa reciente obsesión por el repertorio de standards de Sinatra con la que en 2017 nos castigó por triplicado (“Triplicate”). Pereza.

Purple Rain Deluxe — Expanded Edition

Prince and the Revolution: Purple Rain (Expanded Edition) (Warner Bros/NPG). El fallecimiento de Prince y el asalto (o no) a sus míticos archivos parecía abrir la puerta a una fiebre de lanzamientos -llámese también posible pesadilla. De momento esa “promesa” (opino que para bien) solo se ha concretado en el recopilatorio “4Ever” (con un único e interesante inédito: “Moonbeam Levels”) y en la más que anunciada reedición de una de sus cumbres: “Purple Rain”. Pese a ello, era difícil imaginar la amplitud de riquezas: un disco entero de inéditos de muy buen nivel; otro de versiones de singles y maxisingles, remezclas y caras b; y un dvd con un fabuloso concierto de la gira púrpura. Añadidos que enmarcan y aumentan el empaque y la relevancia de un tótem de los 80.

orphans

The Residents: 80 Aching Orphans (Cherry Red/The Cryptic Corporation/MVD). Mis queridos y escurridizos residentes (a los que pude ver por fin en directo hace unos años en Berlín) celebran su 45 aniversario con una cajita de precio muy asequible con 80 huérfanos, o sea clásicos, rarezas, directos y otras hierbas de su inabarcable trayectoria. Una perfecta puerta de entrada al universo doloroso, incomprensible, ecléctico, terrorífico, infantil y sorprendente. Incluye un libreto plagado de imágenes y notas sobre cada canción de alguien que parece conocerlos excesivamente bien: la cabeza críptica conocida como Homer Flynn. La fiesta de cumpleaños incluye además (ya para 2018) la reedición de su discografía en ediciones ampliadas con una plétora de golosinas para fans hambrientos. Más el lanzamiento de 2 discos nuevos: uno compuesto por versiones de The Residents realizadas por los que participan (ejem: que participamos) en su mecenazgo -se cerro a principios de mes, por cierto- y otro de temas nuevos (“Intruders”, del que se adelantó este “Frank’s Lament) que promete ser un ciclo sobre la “persistencia de la obsesión”. A saber…

00105111449046____2__640x640

VVAA: The Brain Box – Cerebral Sounds of Brain Records 1972-1979 (Brain). A lo largo de los 70, Brain records fue hogar de un buen montón de propuestas esencialmente germanas entre el kraut, el space rock, la proto-electrónica, la post-psicodelia y el progresivo. Por dar una pincelada: entre sus primeros diez lanzamientos (1972-1973) están los debuts de Scorpions y Neu!, el segundo de Cluster, el cuarto de Guru Guru y las licencias para Alemania de un álbum de Caravan y otro de Spirogyra. De ellos, en esta suculenta caja de 8cds aparecen todos salvo Neu! y Caravan, digo yo que por un quíatme allá unas licencias. Pero además están Popol Vuh, Tangerine Dream, Atomic Rooster, deliciosas anomalías como Sameti, Lava y Curly Curve o grupos “cerebrales” nada conocidos (al menos por mí) que animo a reivindicar YA: Electric Sandwich, Thirsty Moon, Gomorrha… y que se van desgranando a lo largo de 6 volúmenes. Los otros dos se reservan para las tomas en directo de un curioso “Krautrock Festival” organizado por Brain Records en 1977 y 1978 con el concurso de Guru Guru, Ruphus y -una vez más- verdaderos descubrimientos llamados Novalis o Release Music Orchestra. Alimento para la mente. Y para la curiosidad insaciable…

NOISE-REDUCTION-SYSTEM-banner

VVAA: Noise Reduction System . Formative European Electronica 1974-1984 (Cherry Red). Segunda parte de ese “Close to the Noise Floor” que ya incluí en 2016 entre mis recopilaciones favoritas. Otros 4 cds para jugar con rarezas, anécdotas, sorpresas y joyitas sintéticas europeas de (absolutamente) todo pelaje, filiación y condición. Una selección brillante y nada obvia que va desde momentos menos reconocibles de los más que reconocidos Esplendor Geométrico, Front 242, DAF, Yello o Vangelis a los esfuerzos ocultos de desconocidos maravillosos (al menos lo eran para el que escribe) que atienden por EMAK, Die Gesunden, Aavikon Kone Ja Moottori, Anar Band…

Captura de pantalla 2017-12-12 a las 2.40.27

-Neil Young Archives (http://www.neilyoungarchives.com). Las obsesiones de Mr. Neil Young por dinamitar el reinado del mp3 buscando el sonido perfecto y recopilarse hasta la extenuación (acompasadas con un ritmo feroz, casi desconcertante, de novedades de medio pelo) le ha llevado a sistematizar -con una calidad sonora perfecta- la (casi) totalidad de sus más de 50 años de obra (editada y por editar -y reeditar-, se supone) en una gigantesca web-archivo. La navegación es a veces extraña y compleja pero la recompensa puede ser -según bucee cada cual- inmensa. El recopilatorio perfecto: TODO.

Advertisements

2 Comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s